Innovators Under 35 France La edición en español de
MIT Technology Review elige a los 10
innovadores menores de 35

Timothée Boitouzet, 29

Madera translúcida, resistente y sostenible para construir los edificios del futuro

Woodoo

  • Por Maximiliano Corredor

Timothée Boitouzet. Crédito: Woodoo©

Cuando el planeta esté ocupado por los casi 12.000 millones de humanos que la ONU calcula que poblarán la Tierra en el año 2100, ¿dónde vivirán? En menos de 15 años, el organismo ya calcula que habrá 3.000 millones de personas que demanden una vivienda digna en el mundo. Ante este panorama, cualquier opción que permita crear hogares más rápido y de forma más eficiente, económica y sostenible puede ser parte de la solución. Y el joven arquitecto francés Timothée Boitouzet tiene una propuesta basada en madera que podría conseguirlo.

Este material ha sido asociado históricamente a construcciones más rudimentarias y poco complejas. Pero para Boitouzet, la madera tiene potencial para innovar y asentarse entre las construcciones modernas. "El acero fue el material del siglo XIX, el cemento el del siglo XX, y la madera será el del siglo XXI", explica convencido. Desde su empresa Woodoo, de la que es fundador, han desarrollado un tratamiento que confiere a la madera nuevas propiedades, entre las que destaca su capacidad de volverse translúcida. Esta idea ha conseguido que Boitouzet haya sido seleccionado entre los 10 Innovadores de 35 Francia 2016 de MIT Technology Review.

Pero para el arquitecto, la mejor propiedad de su madera no se basa en la estética sino en la resistencia. Asegura que con ella "se podrán construir rascacielos de 36 plantas". La clave para obtener estas nuevas propiedades reside en el método patentado por el joven galo. "La madera es entre un 60% y un 90% aire", explica. La rigidez del material se debe a la presencia de lignina, una substancia opaca. El tratamiento consigue extraer esta biomolécula y reemplazar el aire por una mezcla de polímeros, por lo que se mantiene la integridad estructural del panel a la vez que éste permite ahora el paso de la luz. El joven lo define "como ver a través de hielo" mientras se conserva la textura de las vetas, y detalla: "sustituir el aire por polímeros aumenta hasta 10 veces su resistencia".

Además de superar los problemas de la resistencia y la estética, el tratamiento patentado por Boitouzet también mejora otras dos características de esta materia prima. Una es su capacidad inflamable, algo que han solucionado gracias al tratamiento, y que la vuelve ignífuga. La otra es su tendencia a pudrirse, para lo que el tratamiento le confiere impermeabilidad.

De momento, el tratamiento consigue estas mejoras en paneles de un par de centímetros de espesor, de modo que el arquitecto francés aún tiene trabajo por delante para que se edifiquen rascacielos de madera. Para 2017, Woodoo planea comercializar maderas destinadas al diseño de interiores, y en dos años vender elementos para construir fachadas, tejados y suelos. Más lejos queda obtener vigas y otros materiales estructurales. Según Boitouzet, al emplear la técnica de fabricación de tableros contralaminados multicapa (CLT, como se conoce por sus siglas en inglés), estas vigas serían "tan resistentes como el hormigón".

Sustituir el cemento por elementos hechos a partir de madera reduciría enormemente las emisiones de CO2 asociadas a la construcción. Además Woodoo trabaja para recuperar la lignina extraída de la madera y convertirla en biocombustible. Pero la sostenibilidad no es lo único que preocupa a Boitouzet, quien afirma que obtuvo la inspiración de la arquitectura nipona tras su estancia en el Instituto Tecnológico de Kyoto (Japón).

Formado en la Escuela Nacional Superior de Arquitectura de Versailles (Francia), pasó después por Kyoto y Boston (EEUU), donde estudió un Máster en Arquitectura y Ciencias de los Materiales en la Universidad de Harvard (EEUU), con estancias en su laboratorio de Biología Molecular y en el Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).  Allí comienza su trabajo en el desarrollo de la madera translúcida, y tras pasar por los más prestigiosos estudios de Arquitectura (Dominique Perrault, Henning Larsen, Herzog & de Meuron) decide dar el paso de crear Woodoo para lograr que su visión llegue a los edificios del futuro.

Para el director del departamento de Ciencias de los Materiales del Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas de Lyon (Francia), Jérôme Chevalier, el proyecto de Boitouzet es "inteligente, técnicamente fuerte y único". Según este juez de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 Francia 2016, "los productos desarrollados [por Woodoo] tienen el potencial de impactar en la visión que tenemos de la madera y su uso en la construcción y el diseño industrial".


Descubre todos los proyectos de los ganadores de Innovadores menores de 35 Francia 2016

Ganadores de Innovadores menores de 35 Francia 2016

Timothée Boitouzet

Madera translúcida, resistente y sostenible para construir los edificios del futuro

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Advertisement
Advertisement
Publicidad