Innovadores Menores De 35 Chile Technology Review en español elige a los 5 innovadores menores de 35

Eduardo Castro, 34

Ningún patógeno se librará de ser diagnosticado gracias a su software basado en la secuenciación genética

Aperiomics

  • Por Maximiliano Corredor

Eduardo Castro. Crédito: Cristián Vilos

Conocer con precisión la identidad del patógeno causante de una enfermedad puede marcar la diferencia entre encontrar una cura efectiva o que el paciente se vea sometido a innumerables tratamientos que no le ayudan. Así sucede, por ejemplo, con la tuberculosis, cuya cepa es sensible a unos tipos de antibióticos pero resistente a otros. Para intentar mitigar el sufrimiento de los enfermos, el bioquímco Eduardo Castro ha desarrollado un algoritmo que permite identificar los microorganismos presentes en una muestra biológica a partir de la secuenciación masiva de su material genético.

Hasta ahora, para conocer con precisión la población bacteriana es necesario realizar pruebas, que siempre se enfocan a buscar aquellas de las que el médico ya sospecha. El enfoque de Castro es totalmente opuesto, ya que no requiere información previa que dirija las pruebas. Ni siquiera es necesario hacer una hipótesis sobre infección, ya que el análisis de Castro identifica todos los microorganismos que haya en la muestra, sean bacterias, virus u hongos. Este enfoque le ha convertido en uno de los ganadores de Innovadores menores de 35 Chile 2016 de MIT Technology Review en español.

Licenciado en Bioquímica por la Universidad de Santiago (Chile), Castro realizó su doctorado en la Universidad George Washington en EEUU. Allí se especializó en el análisis bioinformático de secuencias genómicas para la identificación taxonómica de microorganismos. Fruto de su tesis doctoral nace el algoritmo que, dado su potencial el diagnóstico patológico, sirvió de base para la fundación de Aperiomics. La empresa de Castro ha recibido más de un millón de dólares en financiación pública en los últimos años.

“Acceder a la secuenciación genómica se ha vuelto trivial”, afirma Castro, ya que el coste del equipamiento técnico necesario ha descendido vertiginosamente desde que se secuenciara el primer genoma. En su opinión, “ahora la diferencia radica en el software”. La ventaja competitiva del desarrollado por Castro frente a las alternativas existentes radica en el procesamiento de las secuencias obtenidas y el tratamiento estadístico posterior, que puede llegar a la identificación hasta el nivel de cepa, resolución imposible de conseguir con otras técnicas de secuenciación dirigida.

El joven detalla su propuesta: “En vez de usar marcadores moleculares, como el ARN ribosómico [un gen cuya secuencia sirve para identificar especies], usamos la secuenciación masiva del genoma entero”. Las secuencias obtenidas son comparadas por su algoritmo desarrollado con las archivadas en las bases de datos, tanto públicas como las propias de Aperiomics, que van enriqueciéndose con cada caso que analizan. “Esto permite incluso identificar cepas locales”, añade.

Aperiomics oferta dos tipos de servicios. El primero consiste en enviar al cliente (generalmente laboratorios hospitalarios de patología humana) el kit para recolectar la muestra, secuenciarla y analizarla. Los precios de esta modalidad dependen del volumen de muestras a tratar, y oscilan desde los 200 dólares (unos 180 euros) hasta los 1.000 dólares (unos 850 euros) por muestra. El segundo servicio se limita al análisis taxonómico, para lo cual en vez de enviar una muestra biológica, el cliente aporta directamente el resultado de la secuenciación.

“Es más caro, pero más informativo”, matiza Castro, y matiza que los precios continuarán bajando conforme lo hagan los costes de la secuenciación. Esto hace que de momento la técnica sea utilizada en aquellos casos en los que los métodos tradicionales no han logrado una identificación del patógeno satisfactoria, pero en el futuro podrá llegar a sustituirlos directamente. Por ello, Castro quiere orientar los servicios de Aperiomics hacia la producción del software que instalarán los laboratorios que vayan a querer realizar este tipo de diagnósticos.

El avance de Castro ofrece así un “interesantísimo cambio de paradigma en diagnóstico”, según la especialista en inversiones alternativas Paloma Cabello, miembro del jurado de los premios MIT Technology Review en español Innovadores menores de 35 Chile 2016.

Descubre todos los proyectos de los ganadores de Innovadores menores de 35 Chile 2016

Ganadores de Innovadores menores de 35 Chile 2016

Fernando Ávila

Su diminuto robot rastrea el colon para detectar zonas cancerosas y extirparlas sin necesidad de una segunda intervención

Eduardo Castro

Ningún patógeno se librará de ser diagnosticado gracias a su software basado en la secuenciación genética

Manuel Rozas

Ha revolucionado los análisis de drogas y sustancias gracias a sus enzimas que ya emplea el FBI

Alejandro Tocigl

Acelera el diagnóstico del cáncer de estómago gracias a su herramienta de detección de microARN

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Advertisement
Advertisement
Publicidad