MIT Technology Review: Publicado por Opinno

Close Window

Martes, 10 de enero de 2017

En busca de la fábrica de sueños china de la RV

Kevin Geiger, un animador estadounidense que trabajó en Disney, se ha convertido en uno de los principales promotores de la realidad virtual cinematográfica en China


Crédito: Kevin Frayer | Getty.

Una tarde de diciembre, Kevin Geiger daba una de sus charlas habituales sobre la posibilidad de narrar historias dentro de la realidad virtual (RV). Ante un auditorio abarrotado en la Academia de Cine de Pekín, Geiger instaba a todos los involucrados en el rodaje de una película -directores, actores y todas las personas relacionadas de un modo u otro con la producción- a pensar de forma distinta para a este nuevo medio.

Fundador y director ejecutivo del Centro Internacional de Investigaciones de Animación y Realidad Virtual de la Academia de Cine pekinesa, Geiger se encuentra en la vanguardia de un grupo cada vez mayor de cineastas que exploran como podría ser el futuro de las películas con realidad virtual en China. El propio Geiger filma películas mientras diseña el plan de estudios de medios envolventes para la nueva Escuela de Medios Digitales de la Academia de Cine.

El interés por la RV y su aplicación cinematográfica ha aumentado rápidamente en China desde el año 2014, cuando Facebook adquirió Oculus VR. El importe de la compra, 2.000 millones de dólares (unos 1.903 millones de euros), atrajo el interés de los inversores por llevar una versión de bajo coste del dispositivo al mercado chino. A finales de 2015, ya habían surgido más de 100 fabricantes en el país asiático que producían dispositivos similares a las Google Cardboard o al Gear VR de Samsung. 

Hoy, la industria divisa oportunidades más allá del hardware y está redirigiendo su atención hacia el software y los tipos de historias que Geiger busca contar. Nuevas start-ups de realidad virtual trabajan en ideas como apps de RV para pacientes en tratamiento por depresión, software de edición de películas de RV y animación en RV.

La demanda de los consumidores parece ser notable. El mercado chino de realidad virtual superará los 7.900 millones de dólares (unos 7.516 millones de euros, o unos 55.000 millones de yuanes) en 2020, según el Instituto Chino de Estandarización de Electrónica, una agencia de investigaciones del Ministerio de Tecnologías Industriales e Informáticas de China que tiene la autoridad para fijar los estándares que definan la industria de la realidad virtual.

China ya se ha convertido en el mercado cinematográfico de mayor crecimiento del mundo, al alcanzar en 2015, y según Deloitte, unos ingresos en taquilla de 6.300 millones de dólares (unos 5.974 millones de euros, o 44.000 millones de yuanes). Es lo suficientemente grande para apoyar la producción de largometrajes RV de manera seria, afirma Geiger, quien ha reabierto el estudio independiente Magic Dumpling que fundó junto con varios socios chinos en 2009. A pesar de que ciertos temas más sensibles políticamente estarán prohibidos, Geiger asegura que su objetivo es producir contenidos de entretenimiento en RV capaces de examinar los cambios sociales del país y hacer pensar al público, ofrecer una alternativa para los espectadores chinos cansados de la oferta cinematográfica actual repleta de planos dramas históricos.

Geiger y sus socios de Magic Dumpling han creado personajes animados inspirados en la cultura china. Incluyen Tofu Boy, un niño travieso que cambia de color y textura de acuerdo con sus cambios de humor, y dos sonrientes leones de piedra, llamados Stoney y Rocky; los dos proyectos fueron comprados por Disney en 2012, cuando Geiger se unió a la empresa para dirigir su equipo creativo en China. (Dejó ese puesto en 2015).

Nacido en Ohio (EEUU) y de temperamento afable, Geiger tiene un expediente que demuestra su ingenio para adaptarse a los cambios tecnológicos. Poco después de graduarse en Bellas Artes, Geiger se percató de que las imágenes generadas por ordenador habían empezado a suplantar la animación dibujada a mano, así que aprendió a programar. Mientras trabajó para Walt Disney Feature Animation en California entre 1995 y 2007, ayudó a crear películas como Fantasía 2000 y Dinosaurio y después se convirtió en el supervisor de gráficos informáticos de Chicken Little, el primer largometraje del estudio animado por completo en 3D.

Residente en China desde 2008, momento en el que aceptó un puesto de profesor en la escuela de animación de la Academia de Cine de Pekín, Geiger ve un paralelismo entre su vida y uno de los argumentos recurrentes en muchas películas: un personaje empujado repentinamente hacia un nuevo destino. En su caso, afirma que observar el rápido despegue de la RV en China ha sido el catalizador de una estancia más larga en China además de otra adaptación profesional.

La rápida adopción de la RV en China ofrece a Geiger una mejor oportunidad para impulsar la RV hacia nuevos espacios que la que habría podido tener en Estados Unidos, donde la incorporación al mercado es más lenta, apunta el profesor de la Escuela de Artes Cinematográficas de la Universidad del Sur de California (EEUU) y creador de contenidos RV para xRez en California, Eric Hanson.

Para lanzar el nuevo centro de realidad virtual de la Academia de Cine de Pekín, Geiger ha propuesto varios proyectos pensados para aprovechar la capacidad de la RV de situar al público directamente dentro de la historia. Al no necesitar mirar en una única dirección, como sucede en las películas tradicionales, los cineastas necesitan averiguar cómo contar una historia incluso cuando la mirada del espectador no atiende necesariamente al desarrollo de la acción. La solución de Geiger consiste en permitir a la gente explorar la película, pero estructurar una manera de recuperar su atención en los puntos claves de la historia, momentos que todos los espectadores necesitan experimentar antes de seguir.

Uno de sus primeros proyectos es un corto de RV llamado Four Dishes and a Soup (Cuatro platos y una sopa). Su sencilla historia -un extranjero que cena con la familia de su novia china- proporciona una forma de acercarse a la preocupación china de acoger culturas foráneas a la vez que se conserva un sentimiento de unidad. A principios de 2017, antes de escribir el guión, hará que los actores cenen de verdad en un ambiente familiar chino y grabará la improvisación entre ellos desde el punto de vista del extranjero con una cámara estereoscópica. Otros proyectos previstos tienen temas más tradicionales, como una experiencia de realidad virtual que permita a los visitantes de museos fuera de China caminar entre los Guerreros de terracota y aprender su historia.

Durante su trabajo en China, Geiger se ha centrado en compartir sus conocimientos profesionales, evitando en todo momento imponer su filosofía occidental en sus interacciones con compañeros chinos. Geiger ha encontrado que existen diferencias culturales que necesita tratar con cierta sensibilidad porque también afectan a su trabajo con la RV. Mientras que un guionista occidental podría (como Calder Willingham y Buck Henry en El Graduado) hacer que el héroe exprese su amor al irrumpir en la iglesia cuando la heroína está a punto de casarse con otro hombre y declarar su amor delante de desconocidos, un guionista chino escribiría el mismo reto para el héroe, pero éste nunca le contaría a ella sus verdaderos sentimientos. 

También existen diferencias en la forma de hacer negocios. En Europa y Estados Unidos, lo habitual es contratar un seguro para compensar a los inversores si una película no llega a completarse, pero, según Geiger, los productores chinos lo ven innecesario. 

Los primeros ejemplos de películas de realidad virtual completas en China no son largometrajes, sino obras cortas orientadas a los negocios como anuncios y vídeos promocionales. Sin embargo, las salas de RV ya están haciendo un buen negocio al ofrecer videojuegos de acción y vídeos cortos por alrededor de 7 dólares (unos 6,67 euros, o 50 yuan) por persona. Estas salas podrían convertirse en el lugar adecuado para lanzar contenidos exploratorios, señala el productor ejecutivo de Secret Location, Eric Shamlin. Con un estudio dividido entre Toronto (Canadá) y Los Ángeles (EEUU) y un Emmy ganado en 2015 con una experiencia RV, Shamlin ha viajado a China en busca de colaboraciones potenciales.

Llevará algún tiempo que un auténtico taquillazo de RV arrase en China. Una razón es porque encontrar inversores dispuestos a arriesgarse con películas RV es difícil, pero también porque los cineastas aún buscan el lenguaje adecuado, explica el fundador de la start-up de Pekín Sandman Studios, Eddie Lou. "Todo el mundo está probando", afirma Lou, que se dedica a la animación en RV. "Pero es un proceso emocionante". 

Copyright Technology Review 2017.