Energía

De dióxido de carbono a bicarbonato sódico, bueno para el clima y... la pastelería

Una central térmica de la India asegura que podría capturar hasta 66.000 toneladas de dióxido de carbono al año sin tener que recurrir a subvenciones

  • Lunes, 9 de enero de 2017
  • Por Jamie Condliffe
  • Traducido por Teresa Woods


Crédito: Ramkumar (Wikimedia).

En la ciudad de Tuticorin, al sur de la India, los locales tienen pocas probabilidades de que sus bizcochos no suban: una central térmica de carbón de la zona captura el dióxido de carbono y lo convierte en bicarbonato sódico.

Los programas de captura de carbono no son nada nuevo. Normalmente emplean un disolvente, como la amina, para capturar el dióxido de carbono e impedir que escape hacia la atmósfera. Una vez hecho, el CO2 capturado puede almacenarse o reutilizarse.

Ahora, el periódico The Guardian informa de que un sistema instalado en la planta de Tuticorin emplea un nuevo solvente patentado y exclusivo, desarrollado por la empresa Carbon Clean Solutions. El solvente es ligeramente más eficiente que los que se emplean convencionalmente y requiere un poco menos de energía además de un equipo más pequeño. El CO2 capturado se utiliza después para crear bicarbonato sódico. La empresa afirma que la central podría capturar hasta 66.000 toneladas del gas cada año.

Los gestores de la planta aseguran que la mejora marginal de eficiencia es suficiente para que el funcionamiento de la central resulte viable sin subvenciones u otro tipo de ayuda. Es más, aseguran la central es el primer ejemplo de una planta industrial sin subvencionar que captura dióxido de carbono para su reutilización.

Es un rayo de esperanza para la industria del carbón limpio. Una serie de problemas estadounidenses, entre ellos el coste desorbitado de la central energética Kemper y la quiebra de Peabody Energy, que apostó fuerte por el carbón limpio, han servido para demostrar que integrar la captura de carbono desde un inicio supone un reto económico. Pero los éxitos de sistemas readaptados, como la Estación de Generación W.A. Parish en Tejas (EEUU) y el programa de Tuticorin, demuestran que añadir sistemas de captura de carbono a plantas existentes puede resultar viable.

Bloomberg New Energy Finance predice que la energía solar podría, de media, ser más barata que el carbón para 2025. El futuro del carbón como forma de generar electricidad podría ser limitado, pero puede que aún podamos limpiar las centrales construidas y, de paso, hornear algunos bizcochos deliciosos.

(Para saber más: The Guardian, Bloomberg, "Una nueva planta en EEUU ofrece un rayo de esperanza a la captura de carbono", "El sueño del carbón limpio se desvanece con cada vez más proyectos fallidos", "El sueño del 'carbón limpio' se sigue alejando con la quiebra de Peabody Energy")

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El futuro de la medicina: un tratamiento para cada paciente

Una ola de avances científicos e inversiones financieras puede estar a punto de marcar el nacimiento de una nueva era de atención sanitaria marcada por la personalización y la precisión. Bienvenidos al futuro de la medicina.

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad