El Blog de los Editores de TR

Apple no necesita desarrollar su propio coche para reinventar la conducción

La empresa más valiosa prefiere centrarse en la interfaz que lo controla y vender sus avances a los fabricantes de vehículos

Will Knight 03/03/2015

Foto: El Ferrari FF fue el primer coche en incorporar Car Play de Apple.

Ha sido fascinante leer los últimos debates y especulaciones sobre el supuesto proyecto de coche de Apple y preguntarse si una empresa que ya domina varias categorías enormes de producto gracias a la innovación en el diseño y la ingeniería será capaz de hacer lo mismo con el automóvil.

Pero creo que gran parte de las conversaciones están pasando por alto una cuestión importante. Es muy posible que Apple pretenda reinventar la conducción, pero no necesita construir su propio coche para hacerlo. Creo que sus ambiciones probablemente se centren más en el software y las interfaces que se encuentran en los vehículos, el código que cada vez tiene más importancia a la hora de dar forma a la experiencia de conducir y mover los vehículos, que a desarrollar la capacidad necesaria para fabricar hardware en forma de chasis y luces de freno. Hasta cierto punto, Apple ya ha arrancado este viaje con Car Play, un software que viene preinstalado en algunos coches nuevos y que transfiere la funcionalidad de un iPhone al interior del vehículo (ver foto).

Evidentemente Apple tiene un importante historial de invención o reinvención de productos de éxito y de hacerse con mercados. Pero como señala el semanario The Economist, hay diferencias significativas entre el negocio de la electrónica de consumo y el de la automoción. Es más, las oportunidades no residen en replicar todo lo que ya hacen los fabricantes de vehículos. Una estrategia más inteligente, sin duda, sería invertir en desarrollar nuevo software y puede que algo de hardware que transforme la experiencia de conducir, y después vender esa tecnología al mayor número de fabricantes de coches posible.

Este es un campo de la industria automovilística que parece preparado para el toque Apple. Las interfaces en los coches son incoherentes en el mejor de los casos y muchas veces directamente exasperantes. La carretera que empieza en Car Play podría llevar a Apple a controlar poco a poco cada vez más de la información, el entretenimiento y los servicios que hay en los coches aprovechando sus puntos fuertes en diseño, UX e integración de software/hardware, al tiempo que capta a gente para su ecosistema, algo que funciona a las mil maravillas en el caso de sus productos de hardware y software ya existentes.

La interfaz del vehículo podría parecer sólo una pequeña parte del panorama global de la automoción, pero las apariencias engañan. Con coches cada vez más automatizados, la interfaz tendrá un papel importante, ayudando a los conductores a gestionar la automatización y ayudando a los coches a gestionar a sus conductores. Apple podría acabar adentrándose más en los vehículos, ofreciendo software que vigila el rendimiento del motor, los sistemas de energía, los sensores y demás. Los rumores sobre la investigación de la empresa en sensores para vehículos y baterías encajarían en un plan así.

Todo esto podría parecer un método más asociado a Microsoft. Pero quizá Apple imagina un futuro en el que la información, los servicios y el entretenimiento no los sirve un único producto o dispositivo sino toda una serie de aparatos inteligentes. En un mundo así, reescribir el código que hay dentro de los coches podría resultar más transformador que construir un vehículo partiendo de cero.

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El futuro de la medicina: un tratamiento para cada paciente

Una ola de avances científicos e inversiones financieras puede estar a punto de marcar el nacimiento de una nueva era de atención sanitaria marcada por la personalización y la precisión. Bienvenidos al futuro de la medicina.

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad