El Blog de los Editores de TR

¿Sabe realmente Obama cómo convertir la luz del Sol en combustible?

Explicamos a qué se refería el presidente al hablar de combustibles líquidos solares en el discurso sobre el estado de la unión

Kevin Bullis 26/01/2015

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama quiere convertir la luz solar en combustible líquido. Hizo una referencia de paso al respecto en el discurso sobre el estado de la unión de la semana pasada (destacó la misma tecnología en su discurso de 2011). Si los científicos son capaces de descubrir cómo hacerlo, afirmó, "surgirán nuevos empleos".

Actualmente existen tres formas principales de usar la energía solar para mover coches y aviones, pero todas ellas presentan problemas:

  1. Colocar paneles solares en tu vehículo. Dadas las limitaciones de espacio en los coches, incluso los paneles solares más eficientes que se podrían instalar sólo producirían dos kilovatios de potencia. Para hacerse una idea de lo que eso representa, el coche eléctrico Nissan Leaf usa un motor de 80 kilovatios.
  2. Usar paneles solares para cargar las baterías o para crear hidrógeno para las pilas de combustible. Los coches con batería son buenos para los viajes cortos o los desplazamientos dentro de una ciudad, pero a las baterías les cuesta competir con la gasolina en términos de coste y peso para lograr una mayor autonomía. La disparidad de peso es un problema aún mayor en el caso de los aviones. Usar la energía solar para dividir el agua mediante electrólisis, produce hidrógeno. Pero tanto los coches con pilas de combustible como las estaciones de servicio de hidrógeno son poco frecuentes y caros.
  3. Usar la luz del Sol para cultivar plantas y convertir esas plantas en biocombustibles. Las plantas sólo convierten de un 1% a un 6% de la energía de la luz solar en azúcares y otra biomasa, por eso necesitan mucha superficie de cultivo además de tractores y fertilizantes, con lo que se consumen combustibles fósiles. El proceso de convertir la biomasa en combustibles líquidos también consume energía. Si a esto se le añade el problema de la escasez de comida y el elevado consumo de agua que suponen, no queda claro si los biocombustibles tienen un beneficio medioambiental.

Pero Obama de lo que habla es de usar la luz del Sol para producir combustibles líquidos con alta densidad energética más directamente. Hay varias formas de hacerlo.

Una es diseñar microorganismos que fabrican biocombustibles a base de azúcar para que consigan su energía de la electricidad. Esto podría ser mucho más eficaz que usar plantas para producir azúcar con una eficiencia del 1%, en función de la cantidad de electricidad que necesites (ver Fabricación de diesel a partir del CO2 y la luz solar).

Otra opción es usar paneles solares para generar electricidad y a continuación usar esa electricidad para hacer electroquímica. Por ejemplo se puede dividir el agua para producir hidrógeno y descomponer el dióxido de carbono para conseguir carbono, y combinar hidrógeno y carbono para fabricar hidrocarburos parecidos a la gasolina o el diésel.

Una variación de este proceso, conocida como fotosíntesis artificial implicaría rediseñar los paneles solares para que los electrones que producen no generen una corriente eléctrica externa, sino que muevan reacciones electroquímicas dentro del panel. Algo más o menos cómo las levaduras producen azúcares, usando electrones liberados por la energía de la luz solar para manipular agua y dióxido de carbono del aire (ver Una iniciativa de fotosíntesis artificial echa raíces).

Sobre el papel todo tiene buena pinta, pero en la realidad hay enormes obstáculos para conseguir que estas tecnologías funcionen. Los investigadores han demostrado partes de estos procesos pero nunca los han metido en un único paquete eficiente. Hablando en términos prácticos, los únicos trabajos que crearán estos proyectos a corto plazo son los puestos que se creen para llevar a cabo las investigaciones necesarias.

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El futuro de la medicina: un tratamiento para cada paciente

Una ola de avances científicos e inversiones financieras puede estar a punto de marcar el nacimiento de una nueva era de atención sanitaria marcada por la personalización y la precisión. Bienvenidos al futuro de la medicina.

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad